Etiquetas

, , , , , , , , ,

Ya ha entrado la madrugada al otro lado del mar… al otro lado del océano que caprichosamente hoy me separa de Madrid. Y la noche evoca la nostalgia de no poder recorrer en este día sus calles y compartir nuevos versos que evocan geografías, en palabras disfrazadas las memorias y en rimas algunos recuerdos.

AtlasPoetico1.jpg

Hoy se lanza el Atlas Poético, Viajeras del Siglo XXI del cual seis de mis poemas inéditos hacen parte. Así que esta nota es homenaje a ese grupo de poetas, de mujeres contemporáneas que aunamos fuerzas y letras para resistirnos a que los versos mueran. En esta antología los versos nos llevan de la mano a recorrer lugares que han dejado huella en forma de poema en el alma de las poetas; así como la huella que ha dejado mi último viaje a Madrid.

Amigas poetas, Alicia Arés y compañeras de versos… a ocho mil kilómetros de distancia… desde aquí un abrazo y un beso sinceros.

¡Enhorabuena poetas!  Hasta pronto.

A MADRID

Cuando te pienso

Vuelvo a nuestro último encuentro

Al más sentido, al mejor vivido,

Y aunque no el primero,

Definitivamente el que más recuerdo.

Vuelvo a viajarte despacio

Sin prisa, viviendo tu otoño,

Encontrando mi espacio

Y hasta siento que soy primavera

Y soy yo quien retoño.

Y me envuelvo en tus salones

Tus tertulias y tus noches de poesía,

Quisiera no tenerte a ocho mil kilómetros

Encontrar a tus poetas, deleitarme en sus letras

Y entre todos ahuyentar la  tristeza y  melancolía.

En ti mis letras han vuelto a la vida

Se ilusionan, se asoman,

Y entonces también soy yo una poeta

Que te canta a ti Madrid,

a tu belleza sobria, elegante, exquisita.

A BOGOTA

Pensarte es pensarme a mí misma,

pensar tus montañas,

recorrer con mi mente tus rincones,

y así dibujarte en mi memoria.

Dibujando contigo mis recuerdos,

los de mis juegos de infancia,

los de amigos de tarde,

los que llevan ajiaco casero,

cuajada, roscón y chocolate.

Viajarte, es viajar a mi primer viaje,

a mi génesis en el  vientre de mi madre

Te viajo cuando te vivo,

y también cuando te extraño;

cuando no veo tu verde,

cuando no estoy a esos

Dos mil seiscientos metros

Más cerca del cielo estrellado.

Eres permanente viaje de otoño,

anfitriona de tardes bohemias,

Cafés, y tertulias

Con calles de asfalto y otras de piedra

Eres tú mi primer viaje, mi primer destino

Este que a lo lejos en  un punto del cielo

Monserrate guarda con celo.

Anuncios